Lo hice en el cine, con la amiga de mi madre!

30 mayo 2011, 12:06. Posted by

Un día acudí a una fiesta de esas en las que uno siempre prefiere quedarse en casa puesto que es la típica fiesta de los viejecitos en plan guateque. Tenía que asistir a esa fiesta puesto que mis padres habían quedado en acudir por un tema de negocios. Sin contarlo allí me presentaron a Pili. Era una mujer de unos 40 años, no llamaba mucho la atención salvo por el hecho de que, a pesar de su edad, tenía unos pechos de vértigo. Los tenía duros y levantados como lolita de 20 años. Esto me llamó un poco la atención puesto que rompía con el dicho de que esta fiesta era para viejecitos, ya que Pili tenía un cuerpo bien conservado a pesar de su edad.

El caso es que después de la cena, Pili se acercó a mi madre para preguntarle cosas sobre mí, como a mi no me interesaba conversar con las señoras, me fuí al patio a fumar un cigarro. Al instante llegó Pili, se acercó y me preguntó si bailaba. Le respondí que no me gustaba bailar, pero …. solo el echo de pensar de tenerla entre mis brazos,  accedí a su petición. La agarré por la cintura y comprobé lo que suponía.

Sus pecho hacía tope contra mi pecho, estaban duros, yo intentaba acercarla más a mí y de pronto ella agachó su cabeza y la apoyó en mi hombro.

La verdad, allí donde estábamos podía intentar tirarmela puesto que no nos veía nadie, pero el echo de pensar que podía ser rechazado me hizo pensarlo dos veces. Al acabar de bailar, mi pene estaba erecto ya que por mi cabeza pasaban cosas raras pensando en ella. La verdad es que esto quedó así y al cabo de un instante me marché de la fiesta. Me llevé a mi novia y intenté aliviar mi excitación.

Al cabo de unos días, ambos coincidimos en un cine, yo iba con mi polola y unos amigos, ella se encontraba sola. Me acerqué a ella para saludarla y ella me dio dos besos en la cara. Esto me dejó un poco sorprendido puesto que no contaba que Pili reaccionara de esta manera. Le dije a mi novia y a mis amigos que fueran entrando que en ese momento me había llamado por el móvil y tenía que ir un momento a casa. Entré al cine con Pili, sin que me vieran. Me senté a su lado y comenzamos a ver la película. Yo de vez en cuando miraba para ella y mi mirada no podía salir de su blusa.

Sus pechos seguían calentándome como hacía unos días. Intenté pasar una mano por la espalda de Pili pero ella vio mi intención y me agarró la mano poniéndola sobre sus piernas. Varias veces intenté sacarla de allí sin éxito. Hasta que poco a poco, Pili empujaba mi mano al medio de su entre pierna. Esto me asombró un poco puesto que ahora era Pili la que estaba excitada. Metí la mano entre sus bragas y pude comprobar como su conchita estaba completamente excitada y húmeda.

Tiré el envase de las palomitas al suelo, con intención de poder comerme el chochito de Pili. Me agaché y metí mi cabeza bajo su falda. Apbrí sus piernas y comencé a meter mi lengua entre sus partes. Ella empubaja más y más mi cabeza con intención de que la excitase aún más. Cuando comenzó a temblar. Apartó mi cabeza de su chochita y me dijo que la acompañara al baño. Así lo hice, por el pasillo no podía apartar mi mirada de su trasero. Caminaba media abierta de lo excitada que se estaba. Nos metimos en el baño y cerramos la puerta.

Ella comenzó a bajarse las braguitas, se acercó a mi y comenzó a comerme con su tremenda lengua. Bajó de un golpe desde mi cara hasta que llegó a mi pene. Desabrochó mis pantalones, lo agarró, y comenzó a comer en ella como una perra hambrienta.

Estaba que reventaba, se estaba preparando una tremenda eyaculación en toda regla. Ahhhhhhhhh…….hasta que me fuí de un golpe a su boca. A Pili pareció darle un poco de asco porque se dirigió a toda prisa al lavamanos con intención de lavarse la boca.

Cuando la vi semi-agachada pude apreciar como su culo estaba a punto de tiro y no dudé un instante. Agarré mi pene que ya volvía a estar erecto y se la clavé en todo su culo. Pili tiró un gemido de dolor pero pronto comenzó a moverse y a abrir las piernas para facilitar mis acometidas. Mientras tanto, seguía bombeando su hermoso y pequeño culo. Pensaba en comerme aquellas tremendas tetas que tenía.

Desde atrás, desabroché su blusa, la bajé y al momento comencé a desabrocharle el sujetador. Pronto sus pechos que estaban aprisionados salieron de golpe del sostén. Agarré ambos senos desde atrás y mientras empujaba su culo apretaba bien sus pechos. Esto a ella le producía dolor y a la vez placer. Ella acabó muy pronto, casi no me dio tiempo a disfrutar en su culo.

Sus gritos se podían oír en todo el cine estaba disfrutando y recibiendo lo que se merecía. Cuando se terminó se tiró en el suelo del baño puesto que había quedado echa polvo. Al instante me tiré encima de ella y metí mi polla entre sus enormes pechos.

Comenzó a hacerme una cubana completa. Cada vez que mi pene entraba en sus pechos parecía que desaparecía entre ellos. Ella de vez en cuando me la frotaba con intención de que pronto terminara, ya que la pobre estaba echa polvo. Y nueva,emte eyaculé de golpe. Esya vez saltó entre sus pechos, al pelo y gran parte quedó tirada en el suelo.

Al acabar me dijo:
- vamos antes de que acabe la película, debe estar muy interesante.

La verdad, es que, la película no se como acabó porque yo me marché antes de que mi novia me viera y el polvo fue de campeonato. No volví a saber nada más de Pili pero desde entonces, cada vez que veo una madura bien dotada procuro “tirarle los tejos” … y estas no se resisten puesto que ….. como van a desperdiciar un rabo joven y en plena vitalidad ….. a esa edad.

About Fernanda

Joven Publicista, curiosa, inquieta y extrovertida por naturaleza. Me encanta experimentar cosas nuevas, y saber más de lo que el mundo y su gente oculta, sobre todo si es a través de escritos. Para mí, Chile caliente es un buen medio para hablar y conocer sobre ustedes, aprender los unos de los otros, compartir experiencias y discutir temas comunes de nuestra vida social y personal. Un sitio en el cual podamos hablar sin límites desde lo más excitante y placentero, hasta lo más vergonzoso.
This entry was posted in Historias de Hombres. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Random Articles

Yo tenía la costumbre de sentarme en sus piernas y decirle lo mucho que lo .

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut pretium, ante ut elementum volutpat, .

Lorem ipsum dolor sit amet, consectetur adipiscing elit. Ut pretium, ante ut elementum volutpat, .